Concepto

Alimentación complementaria

Alimentación complementaria con ingredientes a base de suero lácteo para el desarrollo saludable.

Cuando la leche materna ya no es suficiente para satisfacer los requisitos nutricionales de los bebés, deben agregarse alimentos complementarios a sus dietas. La transición de la lactancia exclusiva a alimentos familiares –llamados alimentos complementarios– generalmente cubre el periodo de 4-6 a 18-24 meses1,2.

La cantidad de lanzamientos de alimentos complementarios* aumentó rápidamente en el periodo comprendido entre 2010 y 2016, con un crecimiento anual compuesto (CAGR) del 37 %3. Los productores de fórmulas para bebés y las compañías de alimentos están lanzando cada vez más alimentos complementarios debido a la mayor conciencia de la importancia de esta etapa para el desarrollo saludable del bebé. La diferenciación es clave en este mercado tan dinámico, con excelentes oportunidades para el lanzamiento de productos con valor nutricional agregado.

Los alimentos complementarios ricos en nutrientes pueden ayudar a cubrir la brecha entre la leche materna, muy nutritiva, y los alimentos "comunes". Arla Foods Ingredients suministra ingredientes a base de suero lácteo de primera calidad que pueden agregarse a los alimentos complementarios a fines de mejorar su perfil nutricional para fomentar de manera óptima el desarrollo de los bebés.

Los expertos en aplicaciones de Arla Foods Ingredients han creado una línea de productos para inspirar a los productores de fórmulas para bebés y a las compañías de alimentos para lanzar al mercado alimentos complementarios muy nutritivos. Aunque los formatos de los productos ya están en el mercado, nuestras variaciones altamente nutritivas de productos serían una innovación en el sector de alimentos complementarios. Por ejemplo, hemos desarrollado un smoothie [N1] con el agregado de proteínas de alta calidad que provienen de la α-lactoalbúmina para estimular el crecimiento saludable. También hemos desarrollado una deliciosa crema de avena con textura suave a la que hemos agregado hidrolizados de proteína de suero para promover el bienestar del bebé. Estos son solo dos ejemplos de tipos de alimentos complementarios que los productores de fórmulas para bebés y las compañías de alimentos pueden lanzar con el apoyo de nuestros expertos. Se trata de alimentos complementarios que cumplen con los requisitos sensoriales y dietarios de los consumidores finales. 


(IMAGEN TRADUCIDA AL FINAL DEL DOCUMENTO)

Leyenda de la imagen: Sugerencias de productos de Arla Foods Ingredients para alimentos complementarios ricos en nutrientes.

Estos son nuestros ingredientes recomendados para los alimentos complementarios ricos en nutrientes:

  • La α-lactoalbúmina es la proteína más abundante en la leche materna y se ha demostrado que fomenta ciertas áreas en la nutrición temprana. Lacprodan® ALPHA-10 tiene un alto contenido de α-lactoalbúmina, que es rica en aminoácidos esenciales. Cuando se administra en fórmulas para bebés, se ha comprobado que la α-lactoalbúmina fomenta el crecimiento saludable4mayor protección5,6, un intestino sano5,6 y bienestar7 en estudios clínicos y preclínicos.
  • Los hidrolizados de proteínas de suero (proteínas digeridas previamente) como Lacprodan® DI-3071 son proteínas de suero de fácil digestión apropiadas para el sistema gastrointestinal del bebé, que aún no ha madurado por completo, y por lo tanto fomenta el bienestar del bebé. Asimismo, los alimentos complementarios que contienen hidrolizados como Peptigen® IF-3080 pueden prolongar el periodo de ingesta de hidrolizados del bebé, lo que se ha comprobado que reduce el potencial alérgico de las proteínas. Peptigen® IF-3080 proporciona niveles de atopia similares a los de la lactancia al administrarse en fórmula para bebés8,9.
  • El calcio (Ca), el fósforo (P) y el magnesio (Mg) son nutrientes esenciales para el desarrollo saludable de los huesos y de los dientes. Capolac® está compuesto por minerales de la leche y tiene un alto contenido de calcio de la leche (> 24 %), un mínimo del 10 % de fósforo y un mínimo del 0.7 % de magnesio. Capolac® tiene una proporción Ca:P óptima para la absorción del calcio apropiada, y la estructura del fosfato de calcio es similar a la de huesos y dientes10. Se ha comprobado que Capolac® genera un aumento en la ganancia de masa ósea de larga duración en las niñas prepuberales11,12.
  • La proteína de suero es una fuente de proteína compuesta de alta calidad. Los concentrados de proteína de suero Lacprodan® son ricos en aminoácidos esenciales, que fomentan el crecimiento saludable del bebé. Arla Foods Ingredients tiene una amplia cartera de concentrados de proteína de suero de leche (WPC) y de proteína aislada de suero (WPI) con diversas concentraciones de proteína y niveles de lactosa.

Productos relacionados:
Lacprodan® ALPHA-10Lacprodan® DI-3071, Peptigen® IF-3080, Capolac® y concentrado de proteína de suero Lacprodan®

 

Arla Foods Ingredients apoya la recomendación de la OMS para la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses de vida de los bebés y la lactancia continua hasta los 2 años o más en combinación con alimentos complementarios adecuados en términos de nutrición.

Enlaces externos:

Alimentación complementaria de la OMS.

*Los lanzamientos de productos se extrajeron de los resultados de búsquedas en la Base de datos de Innova para las categorías cereales y galletas para bebés, bebidas para bebés y comidas para bebés, y luego se adaptaron para excluir los productos dirigidos especialmente a niños pequeños.

Bibliografía:
1.www.who.int/nutrition/topics/complementary_feeding
2. Fewtrell et al. 2017. JPGN. 64, 119-132
3. Innova Market Insights, 201
4. Sandström et al. 2008. Am. J. Clin. Nutr. 87, 921–928
5. Brück et al. 2003. J. Pediatr. Gastr. Nutr. 37, 273–80
6. Brück et al. 2006. FEMS. Microbiol. Lett. 259, 158–62.
7. Dupont et al. 2010. Eur. J. Clin. Nutr. 64, 765–767
8. Nentwich et al. 2003. Klin. Pediatr. 215, 275-279
9. Nentwich et al. 2009. Klin. Pediatr. 221, 78-82
10. Trinkunaite-Felsen et al. 2012. Chemija. 23, 76–85
11 Bonjour et al. 1997. J. Clin. Invest. 99: 1287-1294
12. Bonjour et al. 2001. Lancet. 358: 1208-1212

Descargar documentos (inglés)