Conceptos

Salud Gastrointestinal

La microbiota intestinal de los bebés se establece durante las primeras semanas y meses de vida. Esta microbiota se convierte en una huella dactilar de la persona a temprana edad e incide significativamente en el desarrollo intestinal. Por consiguiente, es de suma importancia para el bebé que la nutrición temprana favorezca una microbiota y un desarrollo intestinal sanos.

La leche materna es reconocida por su capacidad de promover la salud y el desarrollo intestinal de los bebés mediante componentes como α-lactoalbúmina, inmunoglobulinas, lactoferrina, proteínas de la MFGM (membrana del glóbulo de grasa de la leche) y esfingolípidos, incluidos los gangliósidos. Estos componentes aseguran un intestino sano por medio de diversos mecanismos que incluyen fomentar una microbiota sana, tener efectos antimicrobianos, prevenir la diarrea y favorecer el crecimiento y la maduración intestinales saludables.

Arla Foods Ingredients ha desarrollado distintos ingredientes con una influencia positiva en la salud gastrointestinal. Lacprodan® MFGM-10 tiene un perfil proteico y lipídico único, con componentes como la lactoferrina, la inmunoglobulina G y los fosfolípidos, incluidos la esfingomielina y los gangliósidos. Esto último ha demostrado in vivo efectos antipatógenos. Se ha documentado clínicamente que Lacprodan® MFGM-10 reduce significativamente la incidencia de diarrea después del uso de un suplemento dietario en un alimento complementario. La α-lactoalbúmina, presente en grandes cantidades en nuestros dos productos  Lacprodan® ALPHA-10 y Lacprodan® ALPHA-20, es la proteína de suero más abundante en la leche materna, y se ha documentado clínicamente que reduce los malestares gastrointestinales relacionados con la alimentación.

Productos relacionados: Lacprodan® MFGM-10, Lacprodan® ALPHA-10 y Lacprodan® ALPHA-20.

Zavaleta et al. 2011. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 53: 561-568. 

Arla Foods Ingredients apoya la recomendación de la OMS para la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses de vida de los bebés y la lactancia continua hasta los 2 años o más en combinación con alimentos complementarios adecuados en términos de nutrición.