Experencias en panificación en acción

Ayudar a los clientes a perfeccionar o a reformular sus productos panificados es nuestra pasión y nuestra principal área de especialización.

Recientemente, por ejemplo, nos contactó un cliente del sur de Europa que estaba teniendo problemas con la textura y el volumen de un producto delicioso, similar a un pastel. Comenzamos como siempre lo hacemos: tuvimos una conversación detallada con el cliente para obtener la comprensión más profunda posible de su producto, lo que incluyó los problemas que tuvo, las causas potenciales, los parámetros del proceso y la receta utilizada.

Después de recopilar suficiente información, comenzamos a experimentar con la receta del cliente en nuestro centro de aplicaciones. Primero la reprodujimos y luego comenzamos a ajustarla.

Por lo general, después de probar diversas soluciones y de hallar la mejor opción para los requisitos, podemos comunicarnos nuevamente con el cliente con recomendaciones específicas en una o dos semanas. Además de asesorar sobre los productos que hemos agregado, también incluimos cambios potenciales a los parámetros, como modificaciones del tiempo de mezcla o del proceso de panificación.

En este caso no fue necesario modificar los parámetros, ya que los ingredientes de Arla Foods Ingredients pudieron brindar lo necesario mediante la receta sola. Rápidamente pudimos darle al cliente recomendaciones claras en un informe detallado, y convenimos la visita de uno de nuestros técnicos a su planta de producción, para observar la solución hasta su resultado exitoso: un producto exquisito y voluminoso, con una liberación de sabor deliciosamente rápida.

Una de las cosas más placenteras para nosotros, como especialistas en aplicaciones para panificación que trabajan con proteínas de suero, es ver la sorpresa de muchos panificadores industriales cuando experimentan el efecto que los ingredientes a base de proteína, aplicados correctamente, pueden tener en sus recetas. Hay distintas situaciones en las que simplemente no es posible lograr un efecto similar, por ejemplo, utilizando enzimas.

Un caso puntual es el de un cliente en el Reino Unido, que deseaba reducir los niveles de azúcar en sus muffins, sin perder textura ni liberación de sabor. Claramente, las enzimas no eran la respuesta. ¡Y cuando lo ayudamos a crear una nueva receta, utilizando proteínas lácteas para contribuir a la textura y para producir un bocado incluso más pequeño, el cliente estaba más que sorprendido!